Sunday, July 22, 2007

Abajo hay un río que transcurre abierto de cauces
entre todos los puentes,
arriba sólo las manos saben,
las manos que se pierden
y no miran;
los ojos que son vaso,
los ojos que contienen y que olvidan.
Sí, debajo está el río,
y arriba la piel que puede beberse,
la piel con agua de recogida.
El sexo que es aljibe y huele a riego,
a pozo exento si amanece,
si es de día.
Debajo está el río
y su agua nos mira,
y arriba sólo el corazón que sabe ser de zumo,
que sabe ser pan y mantequilla,
el corazón que al irse
entre los puentes deja su alegría.
Arriba y en el agua
sólo el alma cuando es carne y no miente,
sólo el alma si es río, si sabe ser bebida.

y esta es su música: http://www.goear.com/listen.php?v=1721af7

2 comments:

Rubén Martín Díaz said...

Precioso y mágico poema Ángel, toda una delicia para los sentidos. Algún día quiero ser como tú ;)
Gracias por añadirme.

Un abrazo grandote
Rubén

josé maría aguilar said...

Entre tanta cosa mala que se publica (y muchas veces se premia), resulta especialmente gratificante encontrar poesía de verdad, de la buena.

Un abrazo

J. Mª Aguilar