Sunday, April 26, 2009


LAS 8,30 EN LA CALLE DE LA LUZ

Salir de mi casa y de mis manos,
escapar de mi amor y de mi mente
hacia un legado de certezas
que deslumbran.
Saberse parte del milagro
de la calle inundada por la luz.
Dejar para seguir en lo distinto.
Esperar en el agua que me espera,
que abarrota mi pecho.
Saber que todo se mueve hacia la luz.
Salir a mí que me poseo
fuera de mí,
que ando sereno y decidido
mientras sigo el sendero infalible de mi sol.

Dedicado a todos los que entráis aquí, comentéis o no, porque me ayudáis, más que los premios y las publicaciones, a ser lo que más intimamente soy: poeta. Gracias

5 comments:

Ricardo said...

Enhorabuena poeta, realmente es la calle de la luz como la que ilumina tus pasos. Encantado de leerte y una látima que no estemos más cerca para verte más.

Un abrazo.

EstheR said...

Me gusta mucho porque tu luz se irradia a los corazones de todos aquellos que te leemos.

Gracias a ti por mostrar tu luz interior, compartirla y sacarla al exterior.

Un beso muy grande

josé maría aguilar said...

Me alegra que me consideres una ayuda que, en el mejor de los casos, es muy modesta.
Lo que sí es seguro es que los días en que leo algo tuyo son mejores, más luminosos tal vez.
Un abrazo.

Guti said...

Lo que son las cosas,... yo vivo al otro lado de la calle y compartimos el mismo sol,... que es tan poco, pero tanto al mismo tiempo.

Muy bonita y "luminosa", aunque mu pronto para un domingo en la calle.

Y no dudes una cosa,... poeta eres,... y eso es lo más pequeño que nos das.

Un abrazo, majete.

Ginebra said...

Corazón, tú sí que eres una ayuda para todos.
Muuuuuuuuuuuuuuac