Saturday, August 15, 2009


PASEO POR CAUDETE

"Dejadme, dejadme ahora con Mayo"
Valentín Carcelén

Sé que estás aquí
y que juegas conmigo,
mas no me perderé porque pongo los pies
en las huellas que orientan a mis padres,
en los surcos que cultivaran
las manos sabias de mi abuelo.
Todos estos olivos me saben y acompasan
su plateado latido a mi memoria.
Yo te había adivinado en marzo
en la fábrica dulce que habita en los membrillos
y en las tardes de junio recolectando moras,
y en los ramilletes de violetas
que en mi infancia realzaban
el frescor bullicioso que viaja en las acequias.
Te sentí otras veces
en la fuerza que emerge de la ermita,
construida con mansas y poderosas piedras.
En mi adolescencia afinabas los álamos
y quedo hablabas con los olmos místicos.
Supe quién eras
cuando comprendí todas las sendas sin moverme
mirando los tejados de mi pueblo.
No hay pérdidas ni exilios,
sigo las huellas de mis padres
y llego bendecido a la escondida
y revelada plaza de las Almas.
Aunque juegas, sé que estás aquí,
Sé que estás en mí, que soy.
Y agradezco.

5 comments:

EstheR said...

Es un hermoso poema y haces pensar sobre cuales son nuestras raices, las que nos hacen seguir creciendo, pero siempre hay que mirar hacia el presente y al pasado para aprender.

Sé como el sol: levántate temprano y no te acuestes tarde.
Sé como la Luna: brilla en la oscuridad, pero sométete a la Luz mayor.
Sé como las flores. enamoradas del Sol, pero fieles a sus raíces.
Sé como el día. que llega y se retira sin alardes.
Sé como el oasis: da tu agua al sediento.
Sé como la luciérnaga: aunque pequeña, emite su propia luz.
Sé como el agua: buena y transparente.
Sé como el río: siempre hacia adelante.

Gracias por ser como eres y compartir tu tesoro, que es lo que llevas dentro.

Disfruta y se feliz.

Besos

Anonymous said...

El alcalde de tu pueblo debería nombrarte hijo predilecto de Caudete.
Un beso

Toñi said...

Precioso poema, Ángel. Lleno de sensaciones e imágenes hermosas.

Y con fuerza interior.

Un beso.

Angel Javier said...

Gracias Esther, por tus comentarios, que casi siempre son inmediatos, y por el poema que los acompaña, tan sabio.
Anónimo. jajaja, bueno lo de hijo predilecto, pero yo ya me siento así de querido por las casas, los árboles y la gente que me conoce, eso es mucho más de lo que uno puede desear.
Toñi: gracias, bonica, me das muchos ánimos. un beso y mucha paz

Anonymous said...

Me conformo con las tardes de junio recolectando moras...